El día jueves 13 de julio en horas de la tarde una pareja de hombres homosexuales deciden compartir un café en el centro de caracas con una amiga.  Jesús Elías y Salvatore cuentan como sucedieron los hechos: Elías relata que se encontraban abrazados y el señor de la puerta los abordo, gritándoles que no podían andar con esa webonada ahí porque es un sitio familiar, que hay niños que no podíamos estar con esa mariquera que si queríamos andar así que nos fuéramos a la plaza, le respondo que no me alce la voz que no me manotee, me grita mas y me pregunta que como mas quiere que me hable si estamos con esa mariquera aun cuando estábamos consumiendo unos cafés y nos seguía corriendo. Nos quedamos un rato mas pero fue una situación muy incomoda.

Por redes sociales se empezó una campaña en protesta por la situación de esta pareja con imágenes del artesano la palabra homofobia y la frase sanamente discriminamos. Acudimos el viernes 14 de julio un grupo de personas periodistas, activistas independientes y de organizaciones sociales, en compañía de  Salvatore agredido en esta situación de discriminación a pedir explicación de parte de la persona encargada de dicho lugar.

Nos reunimos brevemente con la gerente de operaciones Saret Alarcon que nos comenta “nosotros como local familiar social obviamente aceptamos a todo tipo de personas no estamos en ningún momento en contra en este caso de la homosexualidad que sucede en algunas ocasiones algunas  personas vienen quizás a lo mejor a propasarse en un momento no tan adecuado  por qué? Porque comparto con niños, con ancianos, con familias a lo mejor ellos quieren venir a pasar un rato diferente como les digo nosotros respetamos las ideologías las condiciones sexuales de todas las personas y quizás algunos se sobrepasan como te digo no sabemos exactamente el contexto ni quizás el momento como se manejaron las cosas”.

Cabe destacar que en Venezuela, según el censo de 2011 existen 6000 familias homoparentales en todo el territorio nacional. Cual familia se defiende aquí? La tradicional heteronormada? También discriminan a el tipo de familia que puede frecuentar el lugar, es decir, es una cafetería o una iglesia?

Episodio que se repite cuando el 2 de diciembre de 2016 en un local de la castellana la gerente mando a parar la afectividad a una pareja de mujeres lesbianas, que a través de twitter denunciaron el hecho y se realizó una besada publica por parte de la organización Venezuela Igualitaria en dicho lugar. Como protesta por la discriminación por orientación sexual a esta pareja.

Salvatore expresa lo que sucedió “yo recuerdo que justamente ayer cuando sucedió este evento yo estaba con mi pareja incluso la gente se nos acercó y nos dijo no le den el gusto de irse el señor nos estaba botando y había otra pareja heterosexual que de hecho se notaba que si se estaban propasando pero no se les dijo nada ya estaba yendo muy lejos manoseándose”.

Mariana parte del grupo que acudimos a discutir el caso “explica que estando allí hace un momento  tomándose un café  con su hermana y  justamente al lado de la puerta y había un grupo de 3 chamos que estaban conversando solamente no se estaban tocando no se estaban agarrando y notamos que la actitud del señor del portero fue una actitud de acecho los estaba mirando los estaba mirando como con asco o sea demasiado impertinente porque eran visiblemente homosexuales pero yo quiero agregar el tema de la discriminación no es solamente con las palabras es simbólico comportamiento es la actitud”.

Yolanda Saldarriega le dice a la gerente “en cuanto a la supervisión de los niñas y los niños para ellos y ellas todo lo que ven es normal ellos no tienen la cuadricula que nosotros tenemos montada, somos varias compañeras heterosexuales la mayoría y tenemos hijos y siempre andamos con compañeros y compañeras de la sexo genero diversidad  y todos nuestros niños ven eso como normal y dicen y ella tiene novio o novia no hay ningún rollo porque saben que eso existe.  Los niños y las niñas que están creciendo actualmente se van a acostumbrar  a que eso es una cosa normal si los adultos no les negamos la posibilidad”.

Existe actualmente por parte del Gobierno de Distrito Capital una ordenanza la 006 que prohíbe la discriminación por orientación sexual identidad y/o Expresión de Genero.  Desconocida para la gerente del local hasta ese momento.

Josabilt Soto, “agrega una cosa son las que están en la ley y otra cosa es la realidad entonces ahí proponemos para ayudar para que esa brecha entre lo políticamente correcto y el deber ser se estrechen lo que defendemos acá es la idea radical que no es una condición es una preferencia sexual que somos seres humanos diversos y diversas con derecho a disfrutar de los espacios públicos y espacios para el entretenimiento y el disfrute como cualquier persona heterosexual lo tiene naturalizado”.

Las situaciones de discriminación en espacios públicos contra parejas del mismo sexo, son consecuencia de una cultura machista, moralista. Y se dan muy común no solo en Venezuela. Lo que rescatamos con esta acción es alzar la voz contra la injusticia y combatir la homofobia cultural que todavía persiste en nuestra sociedad.

La gerente del lugar se disculpo, por la situación incomoda e irregular dentro de su local. Manifestó su preocupación y la necesidad de no volver a repetir dicha conducta por parte del señor portero.

Debemos reflexionar lo que supuestamente es normal, pues pareciera que para parejas del mismo sexo la normalidad prohíbe los afectos, así sean de pequeña magnitud un abrazo, manos agarradas y un beso. Las personas sexo genero diversas viven la discriminación a menudo por establecimientos y locales que naturalizan la heterosexualidad como norma y quienes se salgan de esa regla son víctimas de agresión física, simbólico y verbal. De quienes se creen dueños y dueñas de la moralidad con perspectiva religiosa.

Con esta primera reunión las personas que asistimos esperamos que no se repita dicha discriminación, que coloquen el cartel de la ordenanza de GDC número 006 y la formación en derechos humanos del personal de esta reconocida cafetería. Ya que los espacios libres de discriminación los construimos todas y todos. Con la participación, la denuncia y la contraloria social de nuestros movimientos sociales que conforman el poder popular.

 

Paola Martucci, Alianza Sexo-Género Diversa Revolucionaria

 

4c68a4ee-acc8-4a77-8615-a249886cac83.jpg

Advertisements