Desde la Alianza Sexo-Género Diversa Revolucionaria, (ASGDRe) condenamos el funesto ataque e intento de magnicidio perpetrado el pasado 4 de agosto de 2018 en la Avenida Bolívar, de la ciudad de Caracas, durante la celebración aniversario del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Acto terrorista que dejo a siete (7) efectivxs de la GNB heridxs.

Consideramos que esta vil acción constituye una agresión no sólo hacia todo el pueblo venezolano y nuestras formas de hacer política, sino a todos los procesos de cambio que vive América Latina. Ha sido un ataque contra el Presidente Constitucional de la nación, elegido democráticamente por este pueblo que ha decidido continuar avanzando hacía un socialismo con alternativas no hegemónicas para el fortalecimiento político, cultural, económico y social de nuestro país.  Nuestro proyecto político incluye, desde una ética nuestramericana hasta la superación de todas las formas de colonización y neocolonización.

Estamos convencidxs que lo acontecido deviene de las constantes represalias que venimos viviendo en Venezuela desde 1999, cuando se inicio el giro hacia un proceso de Revolución en Venezuela que junto al Comandante Chávez estuvimos dinamizando y que hoy pretendemos continuar con el Presidente Maduro. Además de las medidas económicas impulsadas por el Gobierno Bolivariano con el anclar la moneda nacional al Petro, hecho que afecta la comercialización del dólar paralelo. No es poca cosa construir el horizonte del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI y la derecha nacional e internacional, las corporaciones, los gobiernos y Estados alineados a los designios neocoloniales, seguirán sin dar tregua, con su deleznable motivación por aniquilar, mancillar y minorizar los saltos cualitativos y cuantitativos que el pueblo venezolano ha obtenido acompañado de un Gobierno inclusivo.

Nosotrxs tampoco tenemos descanso y seguiremos en la decisión firme e irrestricta de continuar la lucha por los derechos a la autodeterminación de nuestros pueblos, de nuestras formas de hacer política, de nuestras formas de organizarnos, de nuestras iniciativas económicas, de nuestras propuestas socioculturales y de nuestros cuerpos.

Insistimos en que hay otras formas de hacer política, alejadas del asesinato al oponente. Entendemos que mientras existen críticas válidas que hacerle a la gestión de Nicolás Maduro, el magnicidio no es una acción que cabe dentro de nuestra cultura política.

Considerando nuestra posición en la historia ante cualquier acto de magnicidio, además del desastre explosivo que pudo haber desatado de haberse consolidado con  dicha situación, resistimos desobedientemente la lógica occidentalo-céntrica, blanca, machista, heteronormada y patriarcal de hacer política y seguimos al frente de la batalla porque somos garantía de paz y vida en nuestro país, somos la posibilidad de integración hacia un mundo multipolar y pluricultural.

Estaremos alertas ante las nuevas embestidas de las prácticas paramilitares terroristas.

¡Por el respeto a los procesos políticos autónomos de los pueblos!

¡No más injerencia en Venezuela!

¡Viva la Revolución Bolivariana!

ASGDRe.

Advertisements